Soluciones Nerea SA


La melillense marca dos goles (ya son cinco en los últimos dos partidos) y da una asistencia en la victoria guerrera

Soluciones Nerea SA

La melillense marca dos goles (ya son cinco en los últimos dos partidos) y da una asistencia en la victoria melillense


El filial melillense sigue a lo suyo. Las jugadoras de Andrés y Gustavo consiguen su primera victoria a domicilio ganado por 0 – 3 al Cádiz FSF y siguen metiendo presión al Alcantarilla que vence ante Ceuta. Con esta victoria las pequeñas Guerreras suman su tercer triunfo en cuatro partidos y no saben lo que es perder tras cuatro jornadas.

Salió el conjunto local muy bien armando atrás y tratando de generar espacio para correr a la contra, pero el Mirandilla y toda su parroquia volvería a ser testigo de la locura de una jugadora llamada Nerea Miralles. La melillense vuelve a ser protagonista como desatascador de partidos y siendo clave en los últimos puntos conseguidos por las Guerreras. El primero llegaba a falta de 10 minutos para el descanso, presión alta de las Guerrera, robo en zona media, transición con la punta de velocidad de la melillense y tiro cruzado imposible para la meta local. A pesar del gol, el guión en la primera mitad se mantuvo con un equipo local encerrado atrás y unas Guerreras tratando de buscar algún hueco o línea de pase con pacienci y circulación de balón.


Cambio de sistema

Andrés y Gustavo apostaron el segunda mitad por el juego de cuatro y no les pudo salir mejor. Al minuto de la reanudación, jugada de Delise por banda derecha que termina buscando el segundo palo donde esperaban Miralles para poner tierra de por medio (0-2). Se tuvieron que echar hacia adelante las locales en una situación de partido que bien pudieron aprovechar las Guerreras con varias ocasiones a la contra con velocidad, pero el gol no llegaría hasta el último minuto. Robo de Nerea Miralles, salida en potencia dejando atrás a varias rivales y pase de la muerta para la Lubna que no desaprovechaba la capitana.

Tres nuevos puntos y portería a cero para un equipo melillense, cada vez más solido atrás y ganando confianza las jugadoras de ataque